critica cafe society 2016
Búsqueda general

Café Society (2016) 13/10/2016
Una crítica de Aurea García Fernández
Director

Woody Allen

Año: 2016   Guión: Woody Allen   Fotografía: Vittorio Storaro   Título original: Café Society
Intérpretes:


Una nueva entrega del prolífico Woody Allen que nunca falta a la cita y que con sus ingredientes habituales, aunque se repitan, nunca empachan. Chico encuentra chica y todo lo demás.




En esta ocasión con un argumento agridulce nos sitúa para empezar en el Hollyvood de los años treínta muy Scott Fitzgerald y nos ofrece una amable comedia romántica con sus toquecitos de humor marca de la casa y un poso de tristeza necesario en toda historia romántica que se precie.

Esa cierta melancolía aquí se condensa en ese "travelling" final con la cámara girando en torno a los protagonistas separados espacialmente con el que Woody una vez más nos expresa la fatalidad de todo amor o sea que "nadie está con quien debiera" que dijo alguien alguna vez. El propio Allen suelta por boca del joven protagonista la frase de rigor "la vida es una comedia escrita por un sádico" con la que resume se podría decir toda su filmografía y hasta su propia vida.

Aquí los sabiamente espaciados toques de humor recaen más bien sobre los personajes secundarios, todos ellos de gran relevancia, pues sus interpretaciones tienen casi mayor peso que las de los propios protagonistas y que no son nuevos para nosotros sus espectadores: el pariente gánster con toda su disparatada parafernalia habitual muy sabiamente medida también, el siempre caricaturizado núcleo familiar judío, las sentencias sesudas intercaladas en las banalidades del día a día y un largo etcétera de chistes que ya nos contó a lo largo de su rica filmografía pero con los que volvemos a sonreir y hasta reír a gusto porque siempre encontraremos un nuevo matiz.

La estructura narrativa de la historia que se nos cuenta está dividida en dos partes: la juventud, el encuentro entre los protagonistas, "lo que pudo haber sido", se sitúa en Santa María de los Ángeles de la Porciúncula que es como los españoles llamaron fundacionalmente a esta ciudad que para abreviar y con las prisas "made in U.S.A" hoy conocemos como L.A. y concretamente en el mundillo hollywoodiense.

En la segunda parte o sea la madurez es decir "lo que fue", Woody regresa a su querido New York para relatarnos que ya que no pudimos alcanzar nuestros verdaderos deseos vamos a conformarnos con lo que nos llegó, de ahí ese poso de tristeza que nos deja el ya citado semicircular "travelling" final.

La fotografía del gran Vittorio Storano consigue una precisión cromática notable de tonos cálidos y de gran belleza formal: es un experto sin duda. En cuanto al guión pues eso más de lo mismo pero que por alguna razón a los urbanitas europeos nos encanta Woody y siempre acudiremos a su cita con la ilusión de que en algún momento salte de nuevo la chispa: !ay, esa indescriptible carga simbólica de toda una época de la pelotita de tenis traspasando la red con que acaba" Match Point"...!

Esta crítica de Café Society ha sido leída 113 veces.

Ha recibido 2 votos y está valorada con un 7,00.

¿Cuál es tu valoración de esta crítica? Anímate a votar

Tu voto:


La web de El Despotricador Cinéfilo utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. X Cerrar