critica el artista y la modelo

El artista y la modelo (2012) 08/10/2012
Una crítica de Aurea García Fernández

Año: 2012   Guión: Fernando Trueba, Jean-Claude Carriere   Fotografía: Daniel Vilar   Título original: El artista y la modelo
Intérpretes:

Referencias externas cineastas:

Billy Wilder


Fernando Trueba estrena de nuevo y de nuevo sorprende con algo distinto a todo lo anterior. En esta ocasión elige el blanco y negro que es lo que ahora mola y por mí encantada porque el blanco y negro siempre es resultón. El director nos presenta según sus propias palabras una "mansa y poética" reflexión sobre la creación artística, la juventud y la vejez, la vida y la muerte en definitiva. Y sí, "mansa", muy "mansa" es la película: todo en ella transcurre despaciosamente, sin estridencias, bella, muy bellamente.




La historia es muy sencilla y también muy sabida y previsible: un escultor octogenario (al parecer inspirado un poco en Arístides Maillol, otro poquito en Picasso, algo en Matisse o bueno, no sé, quizás Cèzanne, en fin un poquito de todo) pasa sus tediosos días junto a su mujer en la Provenza francesa muy cerca de la frontera española durante los aciagos días de la ocupación alemana. Lo de estar cerquita de la frontera española viene bien para tocar ¿cómo no? el temita de la Guerra Civil eso sí tangencialmente, aquí lo que interesa es el arte y sus dilemas y también viene bien porque por ahí, quiero decir por el Pirineo Catalán, va a llegar digamos la "salvación" del artista en forma de rústica "partisana" de Reus, bella, natural mente inteligente y muy resuelta y valiente, claro que sí.

La chica a instancias de la esposa del artista que la ha descubierto en el mercado del pueblo hecha una pena trabajará para él como modelo en un último intento por conseguir "la obra" ya que el director Trueba quiere reflexionar sobre el arte o bueno, no sé, tal vez también sobre la posibilidad de que a un octogenario se le empine (con perdón) ante la reiterada presencia de ese joven y bello desnudo frente al que trabaja cada día con ahínco. Ya sabemos que para Trueba la mujer es, como he leído por ahí, "vasija sagrada para los sueños masculinos": no se puede expresar mejor.

Así es en efecto y lo explicita diciéndonos que hay dos argumentos irrefutables que demuestran la existencia de Dios (pensábamos que él sólo creía en Billy Wilder) uno es la belleza del cuerpo femenino y ¿el otro?...pues !hala!...el Aceite de Oliva muy a la Manuel Vicent cuando borracho de sol, salitre, vino y olor a sardinas navega por el Mediterráneo. Ay señor, ¡qué hombres estos!.

Ya desde la primera secuencia se nos cuenta todo lo que se nos va a contar cuando la cámara sigue al protagonista en un silente paseo (no hay música en la peli salvo al final algo de Malher) recogiendo "objets trouvés" (no sé por qué digo esto no hay vanguardias aquí ¿eh? no vaya a confundir) como un pequeño cráneo de pajarillo, un nido caído de algún rumoroso árbol, una rama seca y así. El artista los recoge, los mira y los desecha. De eso va la película de "búsquedas" y de "miradas". Muy bonita también la escena pedagógica en la que el anciano artista enseña a la bella y rustica muchacha a "mirar" un pequeño dibujo del maestro Rembrandt que por supuesto ella aprende rápido, que para eso es bella a la par que inteligente !ah! y "comprometida" que no se nos olvide. Sí, cierto, como ha dicho la crítica en San Sebastián esta es su obra "más íntima y personal", lástima que tan bellas formas contengan tan endebles fondos que a veces y pido perdón por ser tan cruda llegan a ser, lo siento, de verdad, un poquito "chorras".

Un acierto total es desde luego el casting. Todos sin excepción están magníficos: el viejo actor francés Jean Rochefort impecable y sutil como siempre, la Cardinale extraordinaria en su bella madurez y a la joven Aída Folch no se le puede pedir más: no es nada fácil andar desnuda casi todo el rato y hacerlo con tanta naturalidad y recato sin ningún tipo de exhibicionismo absolutamente convincente. Sólo una queja al respecto ¿por qué un papelín tan excesivamente corto para la inmensa Chus Lampreave?

Esta crítica de El artista y la modelo ha sido leída 1097 veces.

Ha recibido 17 votos y está valorada con un 7,35.

¿Cuál es tu valoración de esta crítica? Anímate a votar

Tu voto:



La web de El Despotricador Cinéfilo utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. X Cerrar