critica el jugador 1955

El jugador (1955) 09/04/2016
Una crítica de Father Caprio
Director

Allan Dwan

Año: 1955   Guión: D.D. Beauchamp, Allan Dwan, C. Graham Baker   Música: Louis Forbes   Fotografía: John Alton   Título original: Tennessee's Partner
Intérpretes:

Referencias externas películas: Mogambo, Ligeramente escarlata


¡Me gusta jugar al poker y perder! le decía un tertuliano a otro. ¿Y ganar?, preguntaba el segundo algo extrañado. ¡Ganar deber ser la leche!. Pues eso. Disculpen este chiste si no se rieron y si se rieron pónganlo en el haber de aquel genio del humor en serio como fue Eugenio.




"El jugador" es la historia de lo que pasa cuando uno pierde siempre. Situación poco proclive a bromas, chanzas y chistes y totalmente incompatible con las finanzas. Cuando uno pierde siempre o muy a menudo se le suele poner cara de mosqueo, los ojos entrecerrados tipo estreñimiento, y un espasmódico tembleque en los dedos de la mano que los hace cerrarse de forma impulsiva pero firme sobre el revolver.

Retrato de una timba algo dudosa podría subtitularse y sin duda la cosa sería acertada. Claro que al retrato hay que ponerle marco preferentemente dorado. Y así el oro, con su fiebre, desencadenan en mayor o menor grado los acontecimientos del film. Si es que hasta el tema musical se llama Hearth of Gold. El oro es la zanahoria que mueve a la lagarta prometida. El oro es la causa de que la ociosa sociedad del pueblo minero, despierte de sus seculares vagancias dispuestas a localizar como sea el plano del tesoro linchando de paso todo lo que se les ponga por delante.

En un plano ligeramente retirado tenemos una historia de amistad entre dos hombres que acabarán enfrentados por una mujer, si bien es un enfrentamiento muy distinto al convencional. A la mujer solo la quiere quien la desconoce. Quien la conoce actúa como el buen samaritano, acudiendo al rescate del amigo ciego. Y en el fondo del escenario, una cursi casa de señoritas a la busca de un buen marido. Al respecto me pregunto ¿No sería una casa de lenocinio puro y duro camuflada por las censuras carpetovetónicas hispanas? Si ya lo hicieron con "Mogambo" ¿Porqué no aquí?.

Con la misma pareja protagonista que en “Ligeramente escarlata”, Allan Dawn compone un trabajo hecho con oficio pero que apenas deja huella en la memoria. Payne me sigue pareciendo un actor algo insulso y Rhonda Fleming una pelirroja de aquí te espero, con curvaturas del círculo y otras perspectivas bien trazadas pero que, dada la época cinematográfica que le tocó vivir, no pudo ser conocida en muchas profundidades. Aquí se convierte en el centro de atención a pesar de la semi pamplinería de la casa de señoritas con buenos modales y en busca de buenos partidos, que por cierto no se de donde los iban a sacar si ahí se jugaban hasta las chanclas de la playa.

Como curiosidad. Un tal Ronald Reagan, presidente de los EEUU, antes de Obama y de muchos otros. ¿Haciendo prácticas para futuros conflictos internacionales? Tal vez. En cualquier caso, le ponemos un aprobado alto.

Esta crítica de El jugador ha sido leída 243 veces.

Ha recibido 4 votos y está valorada con un 7,25.

¿Cuál es tu valoración de esta crítica? Anímate a votar

Tu voto:



La web de El Despotricador Cinéfilo utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. X Cerrar