critica el misterio de las doce sillas

El misterio de las doce sillas (1970) 20/04/2008
Una crítica de El Despotricador Cinéfilo
Director

Mel Brooks

Año: 1970   Guión: Mel Brooks   Música: John Morris   Fotografía: Djordje Nikolic   Título original: The Twelve Chairs
Intérpretes:

Referencias externas cineastas:

Woody Allen

Referencias externas películas: El show de Benny Hill, La última noche de Boris Grushenko


Cada vez que veo una película de Mel Brooks me asalta siempre la misma duda ¿tan difícil era pulir el guión de dicha película?, y por supuesto El misterio de las doce sillas no es una excepción a esa premisa de toda su cine, pues una vez más nos encontramos con la lacra de su cine, es decir, partiendo de una brillante idea argumental que podría haber dado un film ingenioso, divertido y con momentos de brillantez nos encontramos con la típica comedieta a lo Mel Brooks en busca de la comicidad más chabacana, vulgar y facilona.




Y es que esta película combina como pocas eso de mezclar el humor inteligente (pues Brooks tiene talento, de eso no hay duda, pero caray, lo que le cuesta sacarlo) con momentos de una vulgaridad vergonzosa (por ejemplo prácticamente todo lo concerniente al personaje de Dom Deluise) o esas carreras paródicas al más puro estilo del show de Benny Hill.

Y es que uno se plantea que poco hubiese necesitado esta película para ser un film más que aceptable y hasta original como pocos, solo con pulir un poco más el guión, eliminar partes grotescas, añadir más humor irónico (y por tanto inteligente) y sobre todo no intentar forzosamente buscar la hilaridad más directa y facilona, pero claro, está claro que el lado oscuro del señor Brooks le tienta exprimir hasta la extenuación el humor más barriobajero y la sal gorda en vez de dedicar solo un poco de su talento en pulir, afinar, depurar, retocar y perfilar la línea argumental inicial, pero claro, con eso solo hubiera contentado a los críticos y a los cinéfilos, y no a la recaudación brutal que esperaba (y que paradójicamente con este film no consiguió).

De todos modos no hay que desesperarse mucho, pues entre tanto desaguisado reconozco que la película se puede ver, sobre todo gracias a la magnífica interpretación de Ron Moody e incluso del hasta mediocre Frank Langella, bien acompañado todo por la buena banda sonora de John Morris (que pena que la asociación casi exclusiva de Morris con el mediocre Brooks haya enviado al olvido más absoluto a este excelente compositor).

Y por cierto ¿Cuánto le debe Woody Allen y La última noche de Boris Grushenco a este film?, y es que a veces es increíble como films muy flojos pueden llegar a inspirar a otros mejores.

Esta crítica de El misterio de las doce sillas ha sido leída 1524 veces.

Ha recibido 10 votos y está valorada con un 5,90.

¿Cuál es tu valoración de esta crítica? Anímate a votar

Tu voto:



La web de El Despotricador Cinéfilo utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. X Cerrar