critica el quimerico inquilino 2
Búsqueda general

El quimérico inquilino (1976) 05/03/2010
Una crítica de Father Caprio


EL QUIMÉRICO INQUILINO (POLANSKI PARA TORPES)

De vez en cuando me apetece darme un garbeo por la filmografía de Polanski. Me desligo de cualquier otra consideración respecto al director polaco para centrarme en ese cine suyo que, a mi parecer, tiene las luces y las sombras de la vieja Europa. Me han encantado películas suyas como El pianista, Oliver Twist, La muerte y la doncella o Chinatown. También quedé gratamente sorprendido de su opera prima El cuchillo en el agua.




Debo revisarlas, aunque tengo un recuerdo excelente: La semilla del diablo y El baile de los vampiros. Y por último, Repulsión me mostró el discurso de un Polanski para el que previamente se necesitaba un curso, lo más acelerado posible de psicologías freudianas, que, dado el escaso tiempo que me dejan mis ocupaciones laborales, familiares y otras hierbas, no pude realizar, motivo por el cual acabaron suspendiéndome.

quimérico inquilino anda por esta última línea y si tienen en la biblioteca algún tratado freudiano les recomiendo tenerlo a mano en la mesita del salón. Si Proust buscaba el tiempo que se le había perdido, Polanski busca identidades, especialmente la suya, arrojada ventana abajo en el cuerpo de una inquilina precedente tan quimérica como él. No se sabe muy bien si acaba encontrándola pues a base de saltos del ángel se va mermando y mucho la capacidad para explicarnos sus experiencias paranoicas por lo que somos nosotros los espectadores quienes debemos dar cumplida respuesta a los distintos interrogantes que se plantean en la película.

Es entonces cuando resulta aconsejable echar mano a ese libro debidamente seleccionado y correctamente abierto por el capítulo que ustedes estimen más adecuado al caso. Llegados a este punto nos encontramos con quienes aseguran, juran y perjuran haber asimilado todas las propuestas formuladas durante mas de dos horas de proyección y los que, como yo, tenemos una ligerísima idea y todavía estamos dando vueltas al ejemplar freudiano.

Los primeros serán quienes votarán negativamente este comentario pensando que me he quedado a dos velas (y seguramente tendrán razón) mientras que a los segundos, compañeros del alma del pelotón de los torpes, les invito a acompañarme a alguna librería especializada en busca de "Polanski para torpes". En cualquier caso, a ambos, gracias por leerme. Y finalizo con una pregunta que me viene rondando por la cabeza desde que vi al señor Trelkovsky desdoblando su personalidad: ¿Es en realidad mi identidad, mía o alguien me la cambió mientras dormía?

Esta crítica de El quimérico inquilino ha sido leída 970 veces.

Ha recibido 42 votos y está valorada con un 7,79.

¿Cuál es tu valoración de esta crítica? Anímate a votar

Tu voto:


La web de El Despotricador Cinéfilo utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. X Cerrar