critica una mujer para dos

Una mujer para dos (1933) 07/05/2008
Una crítica de El Despotricador Cinéfilo

Año: 1933   Guión: Ben Hecht, Samuel Hoffenstein   Música: John Leipold   Fotografía: Victor Milner   Título original: Design for Living
Intérpretes:

Referencias externas cineastas:

Billy Wilder

Rafael Azcona

Referencias externas películas: Un ladrón en la alcoba


Esta película es sin duda una de las más afamadas y aplaudidas del gran Lubitsch, y no seré yo quien ponga en entredicho y despotrique contra ella, pues es una comedia donde rezuma todo el aroma de la sutileza, la elegancia, la distinción, el ingenio y sobre todo el incomparable toque Lubitsch, donde por cierto todos los actores están estupendos (aunque me descoloque un poco tanto Gary Cooper como Fredric March en dichos papeles), aunque para mí lo que más destaque la divertidísima actuación de Miriam Hopkins. Reconozco, un poco avergonzado, no haber reparado antes en esta excelente actriz hasta que la he redescubierto tanto en esta película como también en otra lubitschana obra: Un ladrón en la alcoba (1932).




Entonces si tan perfecta y deliciosa me parece esta comedia ¿por qué quiero despotricar contra ella?, pues porque uno al acabar de verla no puede dejar de pensar todo el jugo que un buen guionista le podría haber sacado a ese sorprendente ménage à trois, porque la idea de partida me parece absolutamente flipante, alucino como pudo sortear la censura en su época y como toca temas tan políticamente incorrectos con tanto descaro y como sin ningún pudor habla de sexo liberal (eso sí, disimulado muy sutilmente como solo Lubitsch sabe hacerlo) y de la relación a ménage a trois como si hablase de algo cotidiano.

Por ello, si han sido tan inteligentes, sutiles y elegantes con ese escandaloso tema ¿por qué no echar más leña al fuego y sacar todo el provecho que se le podría haber sacado a semejante historia?, solo de pensar lo que hubiera podido aportar como guionista gente de la talla de Billy Wilder o por ejemplo Rafael Azcona se me hace la boca agua, pues la película se prestaba a hacer juegos, insinuaciones, dobles sentidos y sobre todo muchísimas referencias sexuales entre el trío protagonista.

Y es que aunque la película resulte curiosa y muy avanzada para su época, no acaba de resultar perfecta por esa sensación de vacío que te produce el haber querido ver más y haberte dejado con la miel en los labios, todo por culpa de un guión no tan académicamente perfecto como podría haber sido. Una lastima, sin duda.

Esta crítica de Una mujer para dos ha sido leída 1247 veces.

Ha recibido 11 votos y está valorada con un 6,09.

¿Cuál es tu valoración de esta crítica? Anímate a votar

Tu voto:



La web de El Despotricador Cinéfilo utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. X Cerrar