critica vanilla sky

Vanilla sky (2001) 27/07/2008
Una crítica de El Despotricador Cinéfilo

Año: 2001   Guión: Cameron Crowe   Música: Nancy Wilson   Fotografía: John Toll   Título original: Vanilla sky
Intérpretes:

Referencias externas cineastas:

Alejandro Amenábar

Billy Wilder

Steven Spielberg

Referencias externas películas: Nikita, dura de matar, Los siete magníficos, Abre los ojos, Casi famosos


Nunca he entendido como el cine americano siendo indiscutiblemente el mayor creador de cine de calidad que existe ahora y siempre (es irrefutable que por cada Obra Maestra que hay de cine europeo o asiático, hay 99 Obras Maestras americanas) pueden ser tan rematadamente mediocres, cutres e inútiles a la hora de realizar remakes de films de éxitos de otras nacionalidades.




Se supone que un remake se realiza para superar con creces (o al menos levemente) al original, o para aportar elementos mejores de las que adolecía el film original, pero hasta ahora no creo haber visto un remake americano que sea, no ya superior a la película que revisiona, sino que todos son infinitamente inferior a los remakeados. Incluso en films tan netamente americanos como la francesa Nikita el remake americano fue infumable, y solo películas tremendamente infieles (como Los siete magníficos) consiguen honrar un poco a la película que les precede.

Pero nunca hasta Vanilla sky me había irritado tanto un remake americanizado, y eso que ya de por si Abre los ojos era una película neta y totalmente americana (y es que la maravillosa influencia spielbergiana de mi admirado Amenábar es indiscutible), pero si el film de Amenábar era tremendamente original, impactante y disfrutable (como dijo mi amigo Ángel en su día: "no me he enterado de nada pero que bien me lo he pasado viéndola"), el de Cameron Crowe es un bodrio de tal calibre que sentí verdadera vergüenza del engendro que ha parido.

No se porque tengo cierta empatía y cariño desde siempre por Cameron Crowe (supongo que será por haber leído y releído docenas de veces su magnífico libro de "Conversaciones con Billy Wilder"), porque como cineasta su cine desprende una pretenciosidad y prepotencia que no se de dónde la sacará, porque todas sus películas (a excepción de algunos aciertos parciales) son aburridas, previsibles, tendenciosas y sumamente banales, incluso su mejor film (Casi famosos) se me antoja más un acierto de guión (donde transmite brillantemente sus experiencias autobiográficas como cronista de la revista "Rolling Stone") que como director, donde su mediocridad florece por todas partes.

¿Qué despotricar sobre Vanilla sky?, pues sería mejor decir sobre lo que no despotricar, pues lo único relevante es la selección de canciones que acompaña al film (es lo mínimo que se le puede pedir a alguien como Crowe, en especial la de McCartney), y eso que (aunque parezca increíble) a mi Tom Cruise me gusta mucho como actor (me parece un actor solvente, que no es poco), pero es insalvable ese amago de guión que coge lo peor de lo peor del guión de Amenábar, y encima se regodea en ello, no ofreciendo en ningún momento ni misterio, ni tensión, ni intriga, ni miedo ni tan siquiera emociones básicas. Todo es frialdad, está dirigida con desgana, es como si al empezar a dirigirla se diese cuenta de que era imposible igualar (no ya superar) a Abre los ojos y haya hecho una realización mecánica, fría, despersonalizada y sin el menor sentimiento, es decir, hacer cine como quien hace churros.

En fin amigo Cameron, habrá que seguir queriéndote por tus conversaciones con Billy Wilder, porque como cineasta pocas emociones y sentimientos nos vas a arrancar.

Esta crítica de Vanilla sky ha sido leída 1205 veces.

Ha recibido 15 votos y está valorada con un 6,87.

¿Cuál es tu valoración de esta crítica? Anímate a votar

Tu voto:



La web de El Despotricador Cinéfilo utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. X Cerrar