critica millenium 2 2009

Millennium 2: La chica que soñaba con una cerilla (2009) 27/01/2013
Una crítica de El Despotricador Cinéfilo

Año: 2009   Guión: Stieg Larsson   Música: Jacob Groth   Fotografía: Peter Mokrosinski   Título original: Flickan som lekte med elden
Intérpretes:

Referencias externas cineastas:

David Fincher


Creo que fue en el Verano del 2009 cuando me leí compulsivamente, al igual que otras muchas millones de personas en el mundo, la famosa y voluminosa trilogía de Millenium de Stieg Larsson y que me encandilo el fenómeno de culto y la mitología social que se formó alrededor de estos inesperados best-sellers suecos.




Ya entonces, a pesar de ser una novelas netamente muy cinematográficas, no hacía más que pensar lo dificilísimo que sería adaptar al cine cada una de ellas por el evidente problema de comprimir miles de páginas a la duración habitual de un largometraje. Condensar todo lo que se contaba en los libros era misión más que imposible para cualquier guionista y, sobre todo, capturar la esencia que se exhala de cada uno de ellos era toda una hazaña de contención. La cuestión es que, sorprendentemente, cuando salió la versión cinematográfica de la primera novela, Los hombres que no amaban a las mujeres, me sentí muy complacido y satisfecho con el resultado final (tanto la versión sueca como la posterior adaptación de David Fincher), siendo ambos un film muy digno que sabía respetar, atrapar y sintetizar la naturaleza del libro.

Por tanto, al enfrentarme a la segunda adaptación, Millennium 2: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, confiaba que sabrían confeccionarlo de nuevo aceptablemente bien y que aportase toda la escabrosidad, morbo, terror, intriga, truculencia y violencia que destilaba ese segundo libro. Es evidente que no. Sinceramente no me importa que de un zarpazo hayan eliminado por lo menos un 70% de todo lo que explica la novela (por ejemplo ninguna referencia a la corrupción policial, la crítica a los medios de comunicación, la desaparición de personajes muy importantes y tramas secundarias de vital importancia, etcétera). Eso no me disgusta, de hecho es algo necesario en cualquier adaptación cinematográfica. Lo que de verdad me irrita es que no han querido, o no han sabido, profundizar nada en la trama escogida para la narración (centrada exclusiva y absolutamente en el personaje de Lisbeth Salander) .

Si un guión no profundiza en un personaje acaba resultado todo cojo, inconexo, incoherente y hasta absurdo. De nada sirve la buena y correcta interpretación de Noomi Rapace en este jugoso papel si no se desarrolla como debe. Media hora más de duración de película la hubiese beneficiado considerablemente, pues habría ganado entidad y coherencia a toda la trama principal donde se dejan muchos puntos sin explicar (como por ejemplo los miedos nocturnos a los fantasmas que padece el gigante rubio y que le hace huir en la parte final de la película). A veces una duración excesiva en una película es un suplicio para el espectador, pero en este caso hubiese sido una bendición si el metraje hubiese sido mayor.

Esta crítica de Millennium 2: La chica que soñaba con una cerilla ha sido leída 982 veces.

Ha recibido 6 votos y está valorada con un 6,67.

¿Cuál es tu valoración de esta crítica? Anímate a votar

Tu voto:

Recomienda en Facebook critica millenium 2 2009
Tuitear critica millenium 2 2009



La web de El Despotricador Cinéfilo utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. X Cerrar